En una cazuela de barro con aceite de oliva ponemos a freír la cebolla, el pimiento y los ajos, todo muy picado. Cuando pochen, añadimos el pimentón. Rehogamos medio minuto más e incorporamos los garbanzos, el laurel, el bacalao, la sal y cubrimos de agua. A fin de ablandarlos un poco, es conveniente poner los garbanzos en remojo con un puñado de sal la noche anterior.

Dejamos cocer a fuego lento hasta que los garbanzos estén tiernos. Servimos caliente.

Ingredientes

  • ¼ kg. de garbanzos
  • 200 grs. de bacalao desalado
  • 1 cebolla grande o dos medianas
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • aceite de oliva, agua y sal